Solo Saliva

Vengo de almidonar sirenas de rio,

del cimbreo de cachabas del

viejo que nunca seré,

vengo a rastrelar los mares de trigo,

a saquear de sueños y babas

la tinta de este papel.

Vengo del arañazo en la espalda,

del pico y la pala, del dulzor de la hiel

Vengo del tropiezo del comienzo

en la mañana,

de la duda en la certeza de tus

“yo nunca he”

Vengo de la acera de mi barrio,

de la sempiterna melancolía que

acomodo en mi cojín

De la bonhomía que en mi pecho

se hace fuerte cada día,

de tu suave calma, de mi ronco trajín.

Vengo de la ataraxia que sostenían

los aleros de mi desdicha,

del avinagrador de odres que fui

Vengo de ser verdugo de las venas

del sueño,

de la saliva de las salamanquesas

de la casa

en que nací…


Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s