Frío

Verdea la cañada y resucito detrás de las calas que intentan sublevar a los cenagales. Podrido, me enfrento al hastío que en el sumidero ha echado el ancla que intenta fondear, en inviernos tardíos.

Garrulo, me incomodan las albarcas, embrean el suelo que intento descoser de mis lagrimales. Y escarcha el escalofrío que no ha sido mio, que hiela en la cumbre que a destiempo tornó en agrios lunares.

Me perderé por ti, me perderé contigo, si hiela dentro del corazón, corazón de aguardiente, niebla en el ombligo. Quisiera ser raíz, quisiera ser mendigo de sueños que anhelo tener, si tu no estas aquí, si tu no estas conmigo…

Me inclino y destrozo el silencio que plaga la sala que solo enmudeció tras los cristales. Y el nicho me chilla y me llora, quiere que me vaya, no quiere sentir el vaho del estertor, que empaña portales.

Yo moriré por ti, yo moriré contigo, que hierva el agua de mi pulmón, si escampa la desazón, desatará el ladrido. Quisiera ser barniz, el fracasar manido que frío se siente mejor, no me sale la voz si tu no estas conmigo…


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s