No Olvido

Últimamente pierdo la memoria más de

lo habitual.

Mi único don reconocido ha decidido

tomarse unas vacaciones sin fecha de regreso.

Es como si todo lo nuevo necesitara hacerse

hueco y de manera aleatoria fuera borrando

uno a uno los recuerdos que atesoro.

Bien es cierto que mantiene lo realmente

importante:

La mano de mi padre por debajo de mi

camiseta en el sofá, el aliento de mi madre

en mi boca, el tacto de las manos de mi abuela,

la tos y el gruñido de mi abuelo, las caras de mis hijas

al nacer, el fluir de la sangre de mis hermanos y

todos los ladridos que me muerden.

Al resto podría prenderle fuego.

Incluso a esto que te escribo.

No me hace falta nada más para respirar.

Nunca tuve ninguna aspiración pretenciosa

ni memoria para alineaciones, ni paciencia

para historias de “milis” y carreras de coches.

Todo lo que llevo en la cabeza cabe en mi

riñonera.

Mi futuro es un vaso de agua sin agua.

Y el pasado un manantial que reparte vida

allá por donde pasa.

Quizás, no estoy perdiendo la memoria,

puede que solo sea que sigo siendo yo,

o simplemente que desde arriba los míos,

no paran de recordarme,

que nuestros cojones,

nunca pasaron

por

el

aro.


Una respuesta a “No Olvido

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s