Reliquias

Reían las libélulas en la charca

y los juncos se doblegaban con

la fe que da pero no otorga.

 

Libaban en mi cabeza las abejas

que fueron chispas y hogar,

y el cotrarar de las cigüeñas

desmigaban las nubes que entre

hogazas soñaban remar.

 

El vacío del portal esquilmaba

el polvo en los rincones,

los cuatro pares de patas que

tejían urdimbre en los cuarterones

que tocaban a muerto al

amanecer.

 

El balar del rebaño y su tintineo,

el hedor a cuadra que mitigaba

mis deseos, son la patria que

tiendo en las cuerdas al

anochecer.

 

El crujir de tus cimientos

en mis patas, el mugir de

tus secretos en mis ramas,

serán por siempre el calostro

que quiso verme

crecer.


Una respuesta a “Reliquias

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s