La Cañada

SI volviera a verte deambular

por mis venas, con este frío que

a mis sueños atormenta,

si volviera a ver las lascas que

cubren la hiedra, y la baranda

que fue charco en la cuneta.

Si pudiera correr las cortinas

y ver tu patio en los cristales,

aliñar la mañana con amarillo

membrillo, el castañeo del aire

en los ventanales, que daban

a un cielo abierto…

Si volvieran mis manos a rumiar

en tu arena, a darme el sosiego

que me daba la faena,

si volviera a cruzar la chamba

que partía mis inviernos,

y el tan ansiado verano

no se me antojara eterno

Si volviera a verte atardecer,

si volviera a verte sin dormir,

si pudiera verte tal vez

yo podría volver a volver…


Una respuesta a “La Cañada

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s