Indecisión

Cuéntame las canas que me acorchan

los dedos,

cuéntame al oído los versos que te debo,

que si no amanece tus ojos repican

a duelo.

 

Y así, relincho y descoso la espuma

al colchón, se espesa la bruma que

dice que no, me bebo los mares que

fueron penumbra.

 

Me arrimo al error que a mi se acostumbra.

Cuéntame del barro que mana

de tus pechos,

dime lo que no he sido y lo que pude

haber hecho

 

Seré por ti relente y cornisa que espiga

la rama más fuerte, seré la brisa que

bregaba en las camas de las noches

sin verte.

 

Me acomodo en las ramas de unos

labios inertes.

 

Cuéntame a la cara que vienes a por mi,

que rezuman los nichos y me llaman,

que las piedras del camino que allanan,

serán las lágrimas que un día derrame

por ti…


Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s