Mama


Que no remite la pena

en este peón venido a menos,

ni cesa el ayuno de la víspera que viene

Tal vez sea eso de echar de más

del que por tener todo lo tiene.

Todo lo que guardo en la alacena,

mis credos, mis promesas, y mis miedos

El alero donde muere cada grano de avena

el saber que no tengo dios ni amo ni dueño.

Hedor de hierba y cuadra es todo lo que quiero

que no me vale toda esta mierda como reclamo

No se Mama cuantas noches te debo,

que me aguantes otro poco, no se decir te quiero

¿Es pedirte demasiado?


Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s