Sopor


Y una luna muerta,
una manta llenita de trisqueles,
mil zarpazos en la puerta,
el plañir de uñas debajo de manteles.

El aliento en la nuca,
el sabor de fresa en los pezones

El jamás que se quedó en nunca
El clamar de tu olor en los cajones.

El olor a pena de los bares,
los octubres que no te van ni te vienen,
las caléndulas, benditos barrizales,
el rugir de putas en mis dinteles.

Este sopor ya no cura cicatrices,

este tonto da fe de lo que dices,

reverbera tu voz en los portales

donde mora el olvido

que oscurece los cristales.


Una respuesta a “Sopor

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s