Era ayer

Iré a buscarte, y todo será como antes.

Antes de que me hiciera ascua,

y mi ombligo fuera el centro

de la llaga de mi propio ego,

del temblor que habita almohadas.

Nunca supe pedir perdón,

a la cara del que no me mira

Nunca supe del perecer de las agujas del reloj,

nunca supe enlatarme en el caer

de otros párpados,

ni cruzar mis miedos

a la otra orilla.

De procesiones tengo el pecho lleno

y un enjambre

por bandera.

Las cien disculpas que no merezco

y un mar de lava

que escalda mis venas.

Moriré y dejaré vacíos los cajones, y el rosal,

tan huérfano de padre será mentor del

ostracismo que yo mismo veneraba.

Iré a buscarte y por fin,

todo será como antes


Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s