Hado

Yo condeno a la humanidad por todos sus errores,

maldigo a cada uno de los hijos de este crimen

premeditado que es la vida.

A esos miserables seres que hacen de la muerte una doctrina

y predican tradiciones obsoletas de toda culpa

A cada uno de ellos, que no ven más allá de sus raíces,

que el horizonte se les antoja eterno y extenúa su

frustración en el dolor de la piel ajena.

Quisiera ver cielos colmados de hogazas, llenas

las alacenas de sueños y miedos cobardes,

cigüeñas haciendo chavetas en los aleros

donde mueren los granos de avena y centeno.

Daré la vida de los míos a cambio de vuestro

ansiado final;

Seréis alba y ocaso, lumbre y paja,

vuestro hado ya no tuerce el brazo,

amor con amor se paga.


Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s