Paraíso

Me dedique a coger rastrojos

a la vera de tu olivo, que de higos a brevas,

de mis míseros ojos fueron esquivos.

Y recojo cantos a mitad de mi camino

que son resquicios,

despojos de lo que nunca quise haber perdido.

Y reposo, en mi libre albedrío

bajo la sombra de la vela que alimenta mis quejidos.

Descoso, deshilacho la tela de la araña que tejió,

bajo mis labios de colmo despechados

que se apañan ya sabiendo, que se esta mejor callado.

Y te veo, y me duele el alma

y te sueño, y me abandona la calma

Y un quiero y no puedo,

no puedo quererlo

Que no quiero ser yo

quien te de la manzana.


Una respuesta a “Paraíso

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s