Ella

Ella mira como miran los ojos limpios,

a veces ríe y a veces llora, sin consuelo.

Sabe que lo que duele pasará, cómo pasan

esos años de adolescencia incomprensible

sin ideas ni porqués.

Mira lejos, con los pies en el suelo,

y añora lo que se fue y lo que vendrá,

consciente de que el ahora no es más

que un fruto dulce que el tiempo pudre.

No sé borran las plañideras de sus ojeras,

ni el jersey de cuello vuelto, ni la pana,

al igual que el dormir de mis manos

cuando sueñan que la tocan.

Al igual que el cielo nunca olvidará

aquellos ojos, que, de mi mano

suplicaban clemencia a la vida….


Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s